Siguiendo la luz: Los Faros en Catalunya

Son muchas las construcciones que se han ido erigiendo durante los años para defender la costa de catalunya de invasiones y avisar de temporales y naufragios. Torres de vigía, fuertes … Historia de los faros en Catalunya El primer faro que se construyó fue el Far del Llobregat, en 1852, situado en el margen izquierdo... View Article


Son muchas las construcciones que se han ido erigiendo durante los años para defender la costa de catalunya de invasiones y avisar de temporales y naufragios. Torres de vigía, fuertes …

Historia de los faros en Catalunya

El primer faro que se construyó fue el Far del Llobregat, en 1852, situado en el margen izquierdo de la desembocadura del río, aprovechando como fundamentos la antigua torre de vigía. Justo 19 meses después, se iluminó por primera vez el faro más oriental de la península, el far de Cap de Creus. Situado en el conocido como Cap dels Diables, por su marcada oro-grafía y por los fuertes vientos que soplan, es uno de los principales faros por las duras condiciones de navegación de la zona. Actualmente acoge la Oficina de Información del Parc Natural del Cap de Creus.

faro-cap_de_creus-catalunya-livecatalunya

Faro cap de Creus

Desde la construcción de este primer faro y hasta la construcción del último, el Far de Punta Galera en Torredembarra, que empezó a funcionar a principios de 2000, se han construido a lo largo de los años 23 faros. Todos ellos, a excepción del far de Barcelona, reconvertido en la “Torre del Reloj” en 1911, y el de Tarragona; siguen siendo utilizados para el propósito por el cual se construyeron: ayudar en la navegación y avisar de los peligros. La automatización de los faros propició la desaparición de la figura del farero, que se encargaba del correcto funcionamiento de estos. Así, las estancias que antes estaban destinadas al farero, se han reconvertido para usos turísticos y divulgativos, pudiendo reconvertir los faros en centros de interpretación, museos de la mar,… abriéndose al público y convirtiéndose en miradores privilegiados.

Faros para visitar

Pero no todos los faros se pueden visitar o están abiertos al público. El Far de Buda, por ejemplo, se encuentra situado actualmente en una plataforma marina, rodeado de agua a dos millas de la orilla. Aunque en su origen, éste se construyó en el extremo más oriental de la Illa de Buda, el implacable avance de la mar derrumbó el que en su momento fue el faro metálico más alto del mundo.

A pesar de no estar abiertos al público, la privilegiada situación de estas torres, normalmente construidas sobre acantilados en parajes naturales rodeados de vegetación, hacen que valga la pena una visita, ni que sea para disfrutar de las impresionantes vistas sobre el mediterráneo y las poblaciones cercanas al faro. En muchas ocasiones además, los faros se construyeron cerca de las torres de vigía, como es el caso del Faro de Calella, cuya construcción actual, de 1859, está edificada sobre lo que antiguamente fue una torre de vigía, que tenia incluso un cañón. En la actualidad, cerca del faro podemos ver los restos de dos torres que formaban parte de una red de comunicación óptica (mediante señales, banderas y luces) que cruzaba la península y llegaba hasta Francia.

faro-calella-catalunya-livecatalunya

Faro Calella

Otro de los faros que destaca por su situación y la belleza de su entorno es el far de Tossa. Situado dentro del conjunto amurallado que forma la Vila Vella, declarado monumento nacional, el faro ocupa la torre principal del castillo que se utilizaba como torre de defensa y que pasó a ser primero un molino (principios de siglo XIX) y que actualmente acoge el faro (1919) y el centro de interpretación de los faros Mediterráneos.

De entre los faros que destacan por su entorno natural de vegetación mediterránea, encontramos el far de Salou, situado en unos terrenos que ocupan 10.000 metros cuadrados y rodeado de pinos, jardines y vegetación silvestre, y que ofrece unas impresionantes vistas desde el acantilado donde se encuentra situado. Otro faro a destacar es el Far Punta Galera, en Torredembarra, el último faro a construirse en la península (2000) y el más alto de Catalunya, con una torre de 38 metros. Desde Turisme de Torredembarra, nos recomiendan una ruta de unos 2 kilómetros y medio que puede hacerse en tan solo 45 minutos y que nos permitirá disfrutar de las vistas del faro y de la belleza de la zona del roquero, con cuevas naturales, acantilados,…

Destacamos finalmente, el Conjunto Monumental de Sant Sebastiá de la Guarda, en Palafrugell. Un conjunto que acoge, además del far de Sant Sebastià, que data de 1857 y es el faro mas potente de Catalunya, un yacimiento ibérico, una torre de vigía, la ermita de Sant Sebastià de Guarda y una hostería del siglo XVIII. Podemos encontrar, además, una ruta por las torres de vigía, que con un recorrido de unos 22 km que nos guiará por 13 de las torres del litoral catalán, algunas de ellas del siglo XV.

faro-salou-punta_galera-sant_sebastia-catalunya-livecatalunya

Faro Salou Punta galera Sant Sebastia

Y es que más allá del uso turístico que nos ofrecen actualmente los caminos de ronda, su objetivo fue el de crear una red que permitiera el acceso a las torres de vigía, fuertes y más adelante, a los faros que protegen el litoral. Por lo tanto, muchos de los recorridos nos permiten acercarnos a lugares inaccesibles de cualquier otro modo, como por ejemplo el Far de Cala Nans (Cadaqués), el único faro catalán sin una carretera de acceso, al que se llega resiguiendo un camino de unos tres kilómetros, convirtiéndolo en uno de los lugares más espectaculares de la costa catalana.

faro-fangar-catalunya-livecatalunya

Faro Fangar Catalunya

Desde la web de Senderismo de Girona, nos recomiendan una ruta circular de unos 12 kilómetros que nos permitirá disfrutar de unas increíbles panorámicas, así como del encanto del Parc Natural del Cap de Creus.

Pero también hay otras formas de disfrutar de estas emblemáticas construcciones. Muchas poblaciones han reconvertido los faros en oficinas de información, como el Far del Cap de Creus; en centros de interpretación, como el Far de Tossa, o el Far de Calella ; o en Museos, como el Far de Sant Cristòfol (Vilanova i la Geltrú) que acoge el Museu del Mar, o incluso el Museo del Port de Tarragona, que se ha construido a partir del edificio del antiguo far de la Banya del Delta, que se desmontó íntegramente y reconstruyó en el puerto de Tarragona donde, además de acoger la extensión del Museo, forma parte de la exposición siendo el último testimonio de faro con estructura metálica.

En muchos faros podemos encontrar además durante el verano una amplia programación que incluye conciertos, festivales musicales y literarios, que permiten disfrutar del romanticismo que rodea estas construcciones. Son claros ejemplos el Festival Noches de Verano de Calella, los conciertos a la luz del faro Tossa, las noches literarias en el far de la banya de Tarragona o conciertos puntuales organizados en el far de Vilanova.

 

Cargando mapa ...

Cargando


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies