La Febró: un pueblo rodeado de leyendas

Un pueblo rodeado de leyendas y misterio no podía tener un nombre cuyo origen fuera claro y con una sola versión. Pero esta no es una excepción, ya que buscando y analizando la toponimia de muchos pueblos catalanes encontramos siempre diferentes interpretaciones etimológicas y diferentes leyendas e historias que nos explican su origen o formación.... View Article


Un pueblo rodeado de leyendas y misterio no podía tener un nombre cuyo origen fuera claro y con una sola versión. Pero esta no es una excepción, ya que buscando y analizando la toponimia de muchos pueblos catalanes encontramos siempre diferentes interpretaciones etimológicas y diferentes leyendas e historias que nos explican su origen o formación.

mapa-la_febro-livecatalunya

Teniendo en cuenta las múltiples alteraciones fonéticas que ha experimentado el nombre del pueblo durante siglos y, según distintos análisis etimológicos, el origen de La Febró podría derivar del latín “Villa-Fabrorum” que significa “pueblo de herreros y carpinteros”. El pueblo ha ido evolucionando del “Illa villa febrorum” latín, pasando por febro, febrosa, la febror (con -r final) y finalmente La Febró. La primera constancia escrita que se tiene del pueblo con el nombre actual, data de 1163, en el Llibre Blanc de Santes Creus, aunque a partir del siglo XVI se lo conocía a menudo con el nombre de la Frebrosa.

Y es que las leyendas que rodean el origen del nombre del pueblo, aseguran que en el momento de su fundación, unas fiebres malignas contribuyeron a que la población recibiera el mal-nombre de La Febrosa, que se convirtió finalmente en La febró.

tarragona-la_febro-livecatalunya

Pero no podemos dejar escapar otra versión etimológica (de la mano de la filóloga Dolors Bramon) que relacionaría el origen del nombre con la numerosa presencia de castores en la zona (en una época tan remota como es el principio de la era cristiana). Debemos recordar en primer lugar la situación geográfica del pueblo: Dividido en dos por la cabecera del río Siurana, una parte configurada por la sierra de la Mussara y la otra por los contrafuertes de las montañas de Prades. Esta privilegiada situación, lo convertía en un lugar ideal para la cría de castores, de la cual se documentó su presencia en distintas zonas similares por toda la península. Y si bien es cierto que el nombre de “castor” con el nombre del pueblo no guardan aparentemente ninguna relación, debemos comentar que la palabra actual “castor” proviene del griego, mientras que la palabra utilizada en latín era bever o fiver.

Se tiene noticia de presencia humana en La Febró desde el neolítico, gracias a los restos de “febronencs” (gentilicio de los habitantes del pueblo) encontrados en cuevas. Los diferentes censos que se han conservado a lo largo de los siglos, indican que 300 es el número máximo de habitantes que ha tenido La Febró, aunque actualmente su población roce los 50 habitantes, siendo uno de los pueblos menos habitados de Catalunya con una superficie de 16 kilómetros cuadrados.

mini_icono-cultura-livecatalunya

¿Quieres seguir descubriendo historias y leyendas de los diferentes pueblos de Catalunya? Síguenos en las principales redes sociales.

¿Quieres que publiquemos el origen del nombre de tu pueblo? ¡escríbenos!


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies